Es importantísimo cuidar lo que comemos, sobre todo ahora que debemos mantener nuestro sistema inmunológico fuerte y sano. Por eso, hoy les voy a contar otro secreto de cocina que descubrí, ¡y tiene que ver con la cúrcuma!

Resulta que es buenísima para los temas digestivos: falta de apetito, gastritis, digestión lenta entre otras cosas, además de funcionar como quema grasas, gracias a sus propiedades. Por ende decidí empezar a incluirla poco a poco en mis comidas, y contarles cómo lo hago:

1. Aderezo

Una forma bastante sencilla de consumir cúrcuma es usándola como una especie de sal o aderezo sobre las comidas que lo ameriten; si quieres darle un toque de sabor a los huevos revueltos de la mañana, por ejemplo. Lo interesante de la cúrcuma es su sabor picante, por lo que usándolo de esta forma puedes ir acostumbrándote a él.

iStock 916646590

2. Sopas y té.

Es una buena opción a la hora de preparar sopas ya que le aporta un poco de su sabor característico y queda bastante bien junto con los vegetales y lo caliente del platillo, y tomando en cuenta que la sopa también puede subir las defensas, es una buena combinación. Otra buena manera de consumirla es en infusiones, una taza de té nunca cae mal, y la cúrcuma se mezcla bastante bien con lo caliente.

3. Arroz

Si quieres empezar a comerla de forma más sutil puedes agregarle al arroz un poco durante el proceso de preparación. Se disfrazará con el resto de los alimentos con los que lo acompañes sin dejar de estar presente en tu plato y agregarle sazón.

¿Ustedes qué receta con cúrcuma me recomiendan a mí? Leo los comentarios.

Rodner Figueroa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *